Por Fredy de León |

El cadáver de un hombre fue localizado, en el lago de Atitlán, por pescadores, quienes dieron alerta a Bomberos Voluntarios de la 45 Compañía.

El bombero, Maximiliano Mendoza, fue el encargado de recuperar el cuerpo, y según el detalle, estaba a aproximadamente a dos metros de profundidad y a unos 15 de la orilla. Sin dudarlo se sumergió, y haciendo uso de su preparación, pudo llevar el cuerpo a flote para que sus compañeros lo sacaran del agua.

El Ministerio Público (MP) acudió al lugar y, luego de procesar la escena, informaron que el fallecido es Juan Pospoy Tacaxoy, de 34 años, originario del cantón Panul, Santiago Atitlán.

Sus familiares indicaron que la última vez que lo vieron fue el lunes reciente y al acudir a la Policía Nacional Civil (PNC) para reportar su desaparición, se indicó que debían cumplirse 24 horas.

Algunos testigos afirmaron que el hombre bebía licor de forma frecuente, por ello, se presume que cayó al lago cuando iba en estado de ebriedad. El cuerpo fue enviado a la morgue del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).