Muchos negocios de Estados Unidos se han visto afectados por el brote del coronavirus y han tenido que cerrar sus puertas. Otras, sin embargo, han visto una oportunidad para sacar su lado más solidario y ayudar a la comunidad.

Es el caso de una fábrica que produce cervecería artesanal en Hialeah, una de las ciudades más hispanas del sur de la Florida. Ante la grave crisis sanitaria que se vivía en el país, sus responsables pensaron en cómo aportar su granito de arena.

César Vázquez, gerente de ventas de “Unbranded” -la compañía cervecera-, explicó a la Voz de América que la fábrica cuenta con un barril de alcohol isopropílico con el que pueden fabricar gel desinfectante para las manos y ayudar a muchas personas.

No hay alcohol en las tiendas

“Esto beneficia a todo el mundo, primero porque nos damos a conocer nosotros también en la comunidad y también ayudamos porque les estamos dando desinfectante a los que más lo necesitan”, dijo el joven ejecutivo que lamentó que muchos residentes del sur de la Florida, como pasa en el resto de Estados Unidos, “se les hace muy complicado encontrar alcohol en las tiendas”.

La semana pasada, cientos de personas aguardaban en los exteriores de la fábrica esperando su turno para recoger una botella de cerveza. Esta vez, sin embargo, en su interior no había bebida espumosa sino alcohol etílico para desinfectar, tal y como recomiendan las autoridades sanitarias.

Ayuda a los más vulnerables

Carmen, una cubana que lleva más de una década viviendo en Miami, fue una de las primeras en hacer fila con su vehículo. Dijo que está “muy agradecida” porque, a pesar de “la tempestad”, había “personas buenas que ayudan” a mejorar la situación de los más vulnerables.

“No hay alcohol en ninguna parte, no hay nada para que uno pueda protegerse las manos, ni para limpiar en la casa, tampoco hay cloro”, se resignaba.

Hialeah ha notado el impacto de la COVID-19 y más de un centenar de sus residentes han dado positivo a la prueba. Muchos de ellos pertenecen a uno de los grupos de riesgo que están poniendo en jaque a la sanidad en todo el mundo: la tercera edad.

La tercera edad, los más afectados por la COVID-19

Sobre eso, Jesus Tundidor, concejal de la ciudad de Hialeah, recalcó que esa crisis está afectando especialmente a las personas más mayores, un segmento de población muy importante en este municipio del condado de Miami-Dade. “Cuando vemos que en la ciudad de Hialeah, la mayoría de nuestra población son gente de la tercera, por lo que tenemos la necesidad de colaborar”.

Así que Tundidor se unió con “Unbranded”, que es “la cervecería más grande del condado”, y con la Fundación Hope poder distribuir estas botellitas de cristal entre los residentes del sur de la Florida.

“Hemos visto que hay una falta en todo el país, (“Unbranded”) tiene la infraestructura para producir estos desinfectantes. Así que producimos casi 1,000 botellas para poder distribuirlas gratuitamente”, explicó sobre el proyecto.

No es la primera compañía que impulsa este tipo de iniciativas para ayudar a la comunidad. Hace unos días, la popular fábrica de ron puertorriqueño Bacardí anunció que también dejaba de producir licor en su planta de Cataño para hacer gel desinfectante y ayudar a las comunidades más vulnerables de la isla.

Con información de Antonio Belchi / La Voz de América