Por Oswaldo Cop

María Ramona Chojolán Yac, de 38 años, quien fue asesinada en un apartamento en la zona 1 de Xela, es recordada por amigos y familiares como una persona alegre, entusiasta y apasionada por el baile.

Algunos de sus amigos la describen como una mujer luchadora, quien pese a enfrentar varios obstáculos en la vida, nunca se dio por vencida.


“Ramita”, como cariñosamente le decían, soñaba con viajar a Estados Unidos para reunirse con sus hermanos.

Luego de ingresar al Grupo de Danza Maya Raíces, concluyó sus estudios de Perito Contador por madurez, años después empezó a vender artículos de belleza para ganarse la vida.

El viernes reciente autoridades, investigadores de la Policía Nacional Civil (PNC) y del Ministerio Público (MP) realizaron allanamientos en viviendas de Almolonga, en busca de evidencias que ayuden a esclarecer el caso.

Las autoridades declararon prófugo al conviviente de Chojolán, Juan Carlos Cotoc Machic, de 24 años, quien es el principal sospechoso del crimen.