Durante su visita a Quetzaltenango, el procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas Andrade, mencionó que tiene preocupación por rumores que le han llegado que para el próximo año le rebajarán un 33 por ciento al presupuesto de la institución.

Rodas explica que esta disminución afectaría de forma directa a la institución, pues no se lograría cumplir con el trabajo planificado para el 2018.

“En estos dos meses de mi gestión he tenido que interponer amparos en contra del presidente de la República y también en el Congreso, algunos diputados esperaban un procurador más gris, un espectador de la realidad, pero yo he actuado por convicción”, justifica Rodas.

Al cuestionarle que, si considera que esta acción es una “venganza”, asegura que si, y que está próxima a consumarse, pero confía en que atiendan su petición de aumentar el presupuesto de la PDH de Q120 millones a Q130 millones para el próximo año.

Con información de Shirlie Rodríguez