Situado en un selecto barrio de la capital francesa, el bar «Medellín Paris» ofrece al público un ambiente basado en la cultura narco, con el capo Pablo Escobar como figura central. La propuesta es rechazada por colombianos de París, que cuestionan el enaltecimiento de un asesino y piden el cierre del establecimiento.

“Se bebe, se come, se baila, se mata”, es el lema del bar Medellín Paris, situado en el octavo distrito de París, barrio donde se encuentran los Campos Elíseos. En las fotos que el establecimiento ha colgado en las redes sociales para su apartura, una semana atrás, puede verse a la juventud dorada parisina de juerga en un escenario exótico. Pero lo que llama la atención a los colombianos de París son los motivos del bar temático.

Las intenciones de los administradores del local son claras: aprovechar el auge de la cultura narco a partir de series como las que emite Netflix para vender la “experiencia colombiana».

“Se te abrirá un mundo nuevo y oscuro. Cruzarás el Atlántico y aterrizarás en Sudamérica en los barrios de Medellín”, prometen los dueños del lugar a los parisinos en busca de exotismo sudamericano.

En los primeros días de apertura, los visitantes pudieron cruzarse con imitadores de Pablo Escobar, beber un trago en la taquería “Plata o plomo”, probar un mojito “a base de un polvo mágico” o elegir un trago con “nombre de sicario”.

En los rincones, el parroquiano podía poner una vela en un altar. Sobre una de las paredes, puede aún leerse un pequeño obituario dedicado a Escobar acompañado por la leyenda “amado por todos”.

“Todos los días, a partir de las 6 p.m., el establecimiento lo recibirá para estafar como el cartel más famoso de todos los tiempos”, invitaba el lugar.

Los colombianos de París no tardaron en expresar su malestar en las redes sociales. “Qué ignorancia la de Francia. Bar de imbéciles indolentes franceses en París que hace apología a la violencia del megalómano Pablo Escobar. Abierto en noviembre, 3 años después de la masacre en Bataclán”, se indignó en Twitter Paula Vélez, que se presenta como artista residente en París.

Otro usuario de la red, también residente en París, Ricardo Abadallah, compartía un petitorio para pedir el cierre del bar: “Qué pena pensar hacerse famoso y ganar dinero utilizando el nombre de una ciudad y sobre todo un personaje tan nefasto para Colombia como lo fue Pablo Escobar.

¡Qué falta de respeto para la gran cantidad de familias colombianas que conocieron el miedo y la muerte a causa de ese hombre durante muchos años! ¡Encontramos este concepto simplemente vergonzoso! No deberían de jugar con la memoria de personas que murieron a causa de ese tipo y del tráfico de droga. Este bar es simplemente una apología al crimen y a al consumo de drogas, así como se vanaglorian sobre el mojito más caro del mundo a base «del polvo mágico» sin olvidar la utilización de nombres como Popeye…”, denuncia la carta, firmada este jueves por 3.250 personas.

Al mismo tiempo, empezaba a circular una carta pidiendo a la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, denunciando la apertura del bar y pidiéndole que tomara cartas en el asunto.

Por su parte, el establecimiento reaccionó a las críticas y afirmó en su cuenta de Facebook que no se dedica al enaltecimiento de la figura de Escobar. Asegura que “no glorifica la vida” de Pablo sino “su muerte” y relativiza los nombres utilizados para crear ambiente diciendo que son simplemente “divertidos”. Además sostiene que parte del dinero generado será entregado a la asociación “Arc en ciel enfant Colombie”, dedicada a ayudar a los niños colombianos.

Sin embargo, contactada por RFI, la presidenta de la asociación precisó este jueves que al día de hoy no había recibido dinero del bar y que desde que vieron las imágenes del lugar rechazaron la colaboración

“Vimos fotos de jóvenes que se divertían con pistolas, con gente en el piso, otra que rezaba, no sé si a Pablo Escobar, que tiene la reputación de haber sido un terrorista sanguinario y que dejó muchas víctimas en Colombia. Así que no, no podemos aceptar dinero de quienes se divierten con esta violencia mientras nosotros ayudados a niños víctimas de todo esto”, enfatizó Sabine Caous.

Con información de Radio Francia Internacional