El Grupo de Lima se reúne el martes en Perú para celebrar la Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela, un evento que se suma a las iniciativas diplomáticas que buscan la salida de la crisis que atraviesa el país.

La cita fue programada a inicios de julio, cuando el Grupo de Lima invitó a un centenar de países, incluyendo a aliados del presidente en disputa Nicolás Maduro, como China, Rusia, Cuba, Bolivia, Turquía y Uruguay.

Pero el gobierno de Rusia, por ejemplo, se ha rehusado a participar alegando que representantes de Maduro no estarían en la reunión.

Medios oficiales de Cuba han criticado al Grupo de Lima, un mecanismo creado en 2017 con la participación de 14 naciones para dar seguimiento y buscar una salida pacífica a la crisis en Venezuela. El grupo ha instado a Maduro a realizar elecciones libres y ha criticado lo que cataloga como la ruptura del orden democrático en el país.

La cancillería peruana ha previsto que no asistan a la cita de Lima el martes ni Maduro, ni el presidente encargado Juan Guaidó, a fin de evitar «la polarización» del evento.

El impacto de la migración de los ciudadanos venezolanos en la región y en otros continentes, así como en los pedidos de ayuda humanitaria a la comunidad internacional son temas de la agenda para la reunión del martes.

La ONU calcula que en estos momentos hay unos cuatro millones de venezolanos viviendo en el exterior, una cuarta parte de los cuales se fueron desde noviembre. Colombia y Perú son los países que más migrantes venezolanos han recibido en el mundo.

EE.UU. en la cita de Lima

Funcionarios de alto rango de EE.UU. estarán presentes en la cita del martes en Perú. Autoridades estadounidenses, -clave en la visibilización y toma de medidas para presionar a Maduro y su entorno-, dijeron en días recientes que esperan en la conferencia ver «por primera vez a los 56 países que apoyan a Guaidó. Lo veremos a un nivel ministerial».

Un funcionario que habló bajo condición de anonimato dijo que es importante llegar a un acuerdo «respecto a la campaña de presión y cómo llegar al día cero para buscar la prosperidad económica (de Venezuela) y la salida de Maduro; también dar apoyo a Guaidó y reconocer esta coalición».

Con información de La Voz de América