La legislatura de Rusia aprobó este miércoles una amplia reforma constitucional que permitirá al presidente Vladimir Putin mantenerse en el poder por 12 años más después de terminado su actual período en el cargo en 2024.

La Duma Estatal, cámara baja del parlamento ruso, votó a favor de las enmiendas en su tercera y última lectura con un margen de 383 a 0. La Duma está compuesta de 450 miembros, pero 43 se abstuvieron y 24 estuvieron ausentes.

Los críticos del Kremlin condenaron el resultado como una manipulación y llamaron a protestas.

Putin, de 67 años y quien ha dominado la política de Rusia desde hace 20 años como presidente o primer ministro, se presentó el martes en el parlamento para impulsar la medida.

Los términos presidenciales en Rusia eran de cuatro años tras la disolución de la Unión Soviética en 1992, pero fueron ampliados a seis bajo la presidencia de Dimitri Medvedev de 2008-2012, cuando Putin sirvió como primer ministro.

Putin, quien ya había servido dos términos de cuatro años, fue elegido en 2012 para un período de seis y reelegido en 2018 hasta 2024.

Los cambios aprobados este miércoles redistribuyen los poderes ejecutivos del gobierno en ruso y refuerzan el poder de la presidencia.

Bajo las nuevas reglas, que deben aún ser aprobadas por la Corte Constitucional y en un referendo nacional, Putin podría aspirar de nuevo a la presidencia en 2024 y 2030.

El político opositor Alexei Navalny ha dicho que él cree que Putin se quiere convertir en presidente vitalicio de Rusia.

Con información de La Voz de América