Una nueva ola de calor golpeará a Francia esta semana. Según los servicios meteorológicos, los termómetros podrían superar los 40°C, incluso en París. Durante más de 70 años, la capital no ha experimentado temperaturas tan altas.

El fenómeno comenzará el martes 23 en gran parte del país. El pico de calor está previsto para el jueves 25, cuando los termómetros pueden llegar a marcar más de 40°C en varias regiones. Según los meteorólogos, si se confirman las previsiones, París batirá el récord histórico de calor registrado en la capital en 1947, cuando los parisinos se enfrentaron a 40,4°C.

Las primeras regiones afectadas serán el suroeste y el centro-oeste del país, donde se espera que los termómetros registren un aumento de 10°C en pocas horas. Sólo se salvará la región de Bretaña, en el extremo oeste de Francia.

Es la segunda vez este año que los franceses se enfrentan a una ola de calor extrema. En junio, el verano comenzó temprano en el país, con una temperatura sin precedentes de 46°C. Según el servicio de previsión de Météo-France, las temperaturas no alcanzarán esos niveles esta semana, pero sí cubrirá una parte más importante del país.

La ministra francesa de Salud, Agnès Buzyn, anunció el lunes 22 por la mañana la puesta en marcha de una campaña de radio y televisión con consejos sobre cómo hacer frente a la ola de calor. También se pondrá a disposición un número de teléfono especial (0800 06 66 66 66). Las autoridades del país temen que se repita el escenario de 2003, cuando las temperaturas extremas del verano mataron a 15.000 personas en Francia, principalmente a ancianos.

Por azar, esta ola de calor golpea el territorio francés en la misma semana en que la Asamblea Nacional organiza un debate para discutir el tema del calentamiento global. La activista sueca Greta Thunberg, que lanzó un movimiento ambiental adolescente que ha adquirido dimensiones globales, estará presente en el evento.

Con información de Radio Francia Internacional