Las personas sanas en riesgo de contraer el VIH deben tomar una píldora diaria para minimizar sus posibilidades de contraer el virus, de acuerdo con las nuevas directrices de un panel de médicos de los EE. UU.

Cualquiera en riesgo de contraer el VIH, incluidos aquellos con parejas seropositivas, personas que tienen relaciones sexuales sin protección con personas en riesgo, y quienes se inyectan drogas ilegales, deben tomar la píldora diaria, llamada Truvada, para prevenir el virus, de acuerdo con las recomendaciones emitidas por la Fuerza de Tareas de Servicios Preventivos de los Estados Unidos (USPSTF).

El Grupo de trabajo, un panel respaldado por el gobierno que revisa la evidencia médica, ayuda a dar forma a los servicios ofrecidos por los proveedores de atención primaria y cubiertos por el seguro.

En las últimas décadas, la terapia antirretroviral ha ayudado a transformar el VIH (el virus de inmunodeficiencia humana) de una sentencia de muerte casi segura a una enfermedad crónica y manejable. Truvada, que combina los medicamentos Tenofovir y Emtricitabina, se usa para tratar el VIH y también para un régimen de prevención conocido como profilaxis previa a la exposición (PrEP).

«Esta es la primera vez que el Grupo de trabajo recomienda la PrEP», dijo el Dr. Paul Volberding, director del Instituto de Investigación del SIDA de la Universidad de California en San Francisco.

«Fomentará dramáticamente el uso de la PrEP y ayudará a forzar las reducciones de precios que son un importante obstáculo actual para esta herramienta esencial de prevención del VIH», dijo por correo electrónico Volberding, coautor de un editorial que acompaña a las recomendaciones en JAMA.

Se calcula que 1,1 millones de personas en los Estados Unidos tienen VIH, incluidas aproximadamente 162.500 que no lo saben, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Cada año, alrededor de 40.000 personas en los Estados Unidos son diagnosticadas con VIH. Un 40% de las nuevas infecciones son transmitidas por personas que no sabían que tenían el virus, según los CDC.

La PrEP puede reducir el riesgo de contraer el VIH del sexo hasta en un 90%, según los CDC. Incluso entre las personas que se inyectan drogas ilegales, la PrEP puede reducir el riesgo de VIH en más del 70%.

Y cuando las personas en PrEP continúan usando condones, el riesgo de desarrollar VIH es aún más bajo, dicen los CDC.

A pesar de que la PrEP es altamente efectiva, muchas personas que podrían beneficiarse de la píldora no la toman porque no están conscientes de ella o porque no está disponible o es inasequible. Algunos pacientes también toman su PrEP de manera inconsistente, haciéndolo menos efectivo.

Los efectos secundarios son leves y reversibles e incluyen problemas con los riñones y el tracto gastrointestinal, señala el Grupo de Trabajo. También existe cierta preocupación de que la PrEP pueda aumentar la propagación de otras infecciones de transmisión sexual si los usuarios disminuyen el uso del condón porque creen erróneamente que la píldora también protege contra esas enfermedades.

El Grupo de trabajo no intervino en la frecuencia con la que las personas debían ser examinadas, citando la falta de evidencia para identificar la frecuencia ideal.

«Las pruebas son especialmente recomendadas para aquellos que tienen conductas de alta exposición, hombres que tienen sexo con hombres, usuarios de drogas inyectables, trabajadores sexuales, etc.», agregó Volberding. «Y todos los bebés nacidos de madres infectadas con VIH también deben ser examinados».

Con información de La Voz de América