Por Oswaldo Cop  |

El amor a la institución de Bomberos Voluntarios, la heredó de su padre de quién también heredó el nombre, Ciro Camey padre, aún recuerda con tristeza la noche en que perdió a su hijo.

«Fue muy difícil aceptar lo que ocurrió, yo sigo batallando con esto todos los días, pero estoy satisfecho porque él sirvió al prójimo necesitado y al país, fue un profesional que compartió sus conocimientos con todos».

Ciro Camey acostumbraba a visitar a su padre frecuentemente, en el taller de el que es prioritario, «yo sólo espero que esto nunca que vuelva a repetirse, es muy doloroso que una familia se quede sin un hijo, un esposo, un padre. Es necesario que la autoridad regulen el tema de los cohetillos».

Ciro Camey padre finalizó «me siento muy orgulloso de mi hijo, y de los nietos de que dejó, ya que son el reflejo de la excelente persona que fue, aprecio mucho a mi nuera y sólo le digo a Xela gracias por las nuestras de cariño».

A %d blogueros les gusta esto: