Niños y jóvenes salieron el viernes a las calles en Estados Unidos y decenas de países del mundo para presionar a los gobiernos a que tomen acciones ante el temor de que se produzca un colapso climático en el planeta.

Imágenes publicadas en las redes sociales muestran lo que ocurre el viernes en las protestas a favor del medio ambiente. Manifestantes portaban carteles y se organizaron bajo la etiqueta #FridaysForFuture.

Los organizadores dijeron previamente que esperan que más de 110 países se involucren en la acción, inspirada en la activista sueca Greta Thunberg, de 16 años.

Las manifestaciones exigen a políticos y líderes empresariales que actúen con rapidez para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero.

«Parece que tenemos esta asombrosa capacidad de olvidar cosas horribles y seguir con nuestra vida, pero los adultos deben comenzar a actuar», dijo a Reuters Helena Marschall, de 16 años y quien coordina una marcha en la ciudad alemana de Fráncfort.

«Si no actuamos ahora, pronto alcanzaremos puntos de inflexión cruciales en nuestro sistema climático, lo que significa que después de eso ya no habrá salida», agregó Marschall, dejando de lado por un momento sus encuentros con ejecutivos del Deutsche Bank para pedir que la entidad se deshaga de su cartera de industrias contaminantes.

En Holanda, manifestantes del grupo ecologista Extinction Rebellion bloquearon el acceso al banco central de Noruega el viernes, exigiendo que su fondo de riqueza de 1 billón de dólares, el más grande del mundo, deje de invertir en compañías que queman carbón.

Unos 10 manifestantes bloquearon la entrada principal de Norges Bank, colocaron pancartas y escribieron en los cristales de la fachada de la institución. Buscan llamar la atención sobre lo que llaman «medidas ineficaces contra el cambio climático».

Desde que Thunberg comenzó una protesta climática fuera del Parlamento sueco en agosto, el movimiento escolar Fridays for Future ha crecido exponencialmente, con grupos de amigos inspirados en su ejemplo agrupándose en redes más grandes y conectadas a través de zonas horarias por las redes sociales.

Las protestas se han concentrado en Europa occidental, América del Norte y Australia, y también ha habido manifestaciones en México, Sudáfrica y en menor escala en docenas de otros países en todo el hemisferio sur.

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y frenar el calentamiento global son temas que sigue preocupando a activistas en el mundo. Un informe de la ONU reciente indicó que existe un gran riesgo si no se toman medidas a tiempo.

Por ejemplo, citó que hasta un millón de especies se enfrentan a la extinción debido a la influencia humana.

Además dijo que la pérdida acelerada de aire limpio, agua potable, bosques que absorben CO2, insectos polinizadores, peces ricos en proteínas y manglares que bloquean las tormentas, son solo algunos de los servicios menguantes que presta la naturaleza, no representa una amenaza menor que el cambio climático.

Con información de La Voz de América

A %d blogueros les gusta esto: