Por Erick Colop |

Una niña, de 2 años, sufrió quemaduras en el 35 por ciento del cuerpo, luego que le cayera una olla de atol que estaba hirviendo.

El accidente ocurrió en una vivienda de la zona 6 de Quetzaltenango, y según el reporte de Bomberos Voluntarios, la niña tenía quemaduras de segundo grado.

La niña se encuentra en el servicio de cirugía pediátrica y fue identificada como Clarivel Montserrat García. El informe médico señala que presenta quemaduras superficiales de segundo grado.

Se encuentra fuera de peligro, recibiendo tratamiento médico y su recuperación puede durar varias semanas.

“Es necesario que las madres y adultos puedan tener más control de los niños, en especial, cuando se preparan alimentos”, explicó César Chávez, de Bomberos Voluntarios.