La propuesta para la creación de una comisión diplomática de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para gestiones en Nicaragua será presentada esta semana en el organismo regional, según revelaron opositores políticos. Azahalia Solís, integrante de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, explicó que están a la espera de la conformación de este ente.

“Esperamos que efectivamente esta semana se conforme la comisión, de todas maneras nosotros vamos a mandar una comunicación al consejo permanente haciendo énfasis en la resolución del 28 de junio pasado, vamos hacer una carta sobre eso”, dijo la activista.

Por su parte, José Pallaís, también integrante de la Alianza Cívica dijo a un medio local que “se planteará que la embajadora convoque a reunión para esta misma semana, probablemente miércoles o jueves, del Consejo Permanente, para que conforme la comisión para que empiece su trabajo”.

Pese a las altas expectativas de la oposición acerca de que dicho grupo aporte significativamente de cara a una solución a la crisis que vive el país, el exembajador de Nicaragua ante la OEA, Mauricio Díaz, explicó que no serán los organismos internacionales quienes resuelvan el conflicto que por más de 15 meses agobia a la nación.

“Los organismos internaciones tienen un roll en los problemas de cada uno de los países del planeta, tanto las Naciones Unidas como la Organización de los Estados Americanos, pero no pueden ellos transformar la naturaleza ni las realidades automáticamente como por milagro de esos países”, afirmó.

“Eso me lleva a un tema muy delicado, significaría que van a haber más muertos en Nicaragua, probablemente si no hay vías de escape, válvulas de escape a las demandas populares de que haya democracia, de que haya libertad, que se respeten los derechos humanos, probablemente vamos a ver más estallido, porque la olla de presión social sigue hirviendo aquí”, manifestó el exdiplomático a la Voz de América.

Díaz tampoco confía en la disposición del gobierno de Nicaragua para permitir el ingreso de la comisión internacional al país, cuyo objetivo primordial será rendir un informe en un plazo máximo de 75 días al Consejo Permanente de la OEA, a quien la Asamblea de cancilleres facultó para adoptar las medidas que sean necesarias para ayudar a superar la crisis en Nicaragua.

Durante su último discurso el pasado 19 de julio, el presidente de Nicaragua dio por concluídas las negociaciones con la opositora Alianza Cívica, mientras se mantiene la represión policial y la imposibilidad de manifestarse para la población. El mandatario también dejó sentado ante las bases de su partido político que no aceptará un adelanto de elecciones.

Sobre la posición gubernamental, Díaz advirtió que si el presidente mantiene una confrontación con la comunidad internacional, se expone a mayores sanciones y a una suspensión del organismo regional.

La Alianza Cívica desconoce la lista de candidatos para integrar la comisión de alto nivel. La misión de esta comisión, según la resolución de la OEA, es realizar “gestiones diplomáticas” entre el gobierno de Daniel Ortega y la oposicion “para procurar una solución pacífica y efectiva a la crisis política y social en Nicaragua”.

Con información de La Voz de América

A %d blogueros les gusta esto: