El derrocado expresidente egipcio Hosni Mubarak murió a los 91 años, según informó el martes la televisión local. Tenía 91 años.

Su fallecimiento llega semanas después de que fuera sometido a una cirugía por razones no especificadas. La televisión estatal dijo que Mubarak murió en un hospital de El Cairo debido a complicaciones de salud. Otros detalles no fueron informados.

Mubarak gobernó Egipto durante 30 años. Fue derrocado por protestas masivas contra su gobierno en 2011, en un proceso que se conoció como Primavera Árabe .

Estuvo encarcelado durante años luego del levantamiento, pero fue liberado en 2017 luego de ser absuelto de la mayoría de los cargos. Mubarak era un piloto de la fuerza aérea de 24 años cuando el ejército derrocó al rey Farouk en 1952.

Como presidente, Mubarak envió al ejército a sofocar a los amotinados en la década de 1980, y también reparó las relaciones con los estados árabes después de la paz de Sadat con Israel. En 1989, Egipto fue readmitido en la Liga Árabe, que trasladó su sede a El Cairo.

Sus políticas irritaron a muchos en el Medio Oriente. Después de que los islamistas de Hamas tomaron el control en la Franja de Gaza, adyacente a Egipto, en 2007, Mubarak respaldó el bloqueo israelí del territorio.

Aunque el presidente de Túnez fue derrocado previamente, la caída de Mubarak impactó al mundo árabe.

Fue el único líder derrocado durante la Primavera Árabe que fue a parar a la cárcel. Junto con su exjefe de seguridad en junio de 2012 fue encontrado culpable y condenado a cadena perpetua por no evitar el asesinato de unos 900 manifestantes durante los 18 días que se alzaron contra su régimen autocrático en 2011. Finalmente fue liberado.

Con información de La Voz de América