Por Shirlie Rodríguez |

María Teresa Son Pérez enfrentó juicio en el Tribunal Segundo de Sentencia Penal de Quetzaltenango por el delito de ingreso de equipos terminales móviles en centros de privación de libertad.

Este proceso judicial llegó a su final y el juez a cargo indicó que se comprobó que la sindicada llevaba los celulares en unas bolsas negras.

Ante estas causas, fue condenada a seis años de prisión inconmutables, los cuales deberá cumplir en la prisión designada.

Se realizó la audiencia de reparación digna, pero el Ministerio Público (MP) desistió de pedir el pago a causa de que la mujer es de escasos recursos.

Durante el debate se presentaron como testigos los agentes policiales que estaban designados para el cuidado del ingreso a la cárcel y declararon que al momento en que la sindicada ingresó a la cárcel, le revisaron sus pertenencias y encontraron los celulares, por lo tanto procedieron a detenerla.

La sindicada se encuentra gozando medidas sustitutivas, las cuales serían revocadas al momento en que la sentencia quedé firme.