Michael Cohen, el exabogado del presidente Donald Trump comienza a cumplir una condena de tres años de prisión el lunes por delitos que incluyen violaciones de financiamiento de campaña relacionadas con los pagos de dinero secreto hechos en nombre de Trump.

Cohen enfrenta a las 2 p.m. la fecha límite para presentarse en la Institución Correccional Federal, Otisville, una prisión federal en una zona rural a 113 kilómetros al noroeste de la ciudad de Nueva York. Un campo de prisioneros de mínima seguridad que se ha convertido en un refugio para los delincuentes de cuello blanco.

Cohen, quien ha sido inhabilitado para ejercer como abogado, está cambiando sus chaquetas a cuadros por una prenda de color caqui después de haber intentado y fracasado en las últimas semanas para que su sentencia sea retrasada o reducida.

Su equipo legal pidió a los demócratas de la Cámara el mes pasado que intercedan después de que Cohen testificara en el Capitolio, pero se mostraron reticentes a hacerlo. Los fiscales federales en Nueva York tampoco ayudaron, dijeron los abogados de Cohen.

Originalmente, estaba programado que Cohen comenzara su sentencia en marzo, pero un juez concedió una demora de dos meses para poder recuperarse de una cirugía y poner sus asuntos en orden.

Cohen, de 53 años, es la única persona acusada de un delito en relación con los pagos en efectivo a mujeres que supuestamente tuvieron relaciones sexuales con Trump.

Los fiscales federales dijeron que Trump ordenó a Cohen que organizara los pagos para comprar el silencio de la actriz porno Stormy Daniels y la ex modelo de Playboy Karen McDougal en el período previo a las elecciones de 2016. Trump niega haber tenido relaciones con ninguna de las dos mujeres.

Cohen también se declaró culpable de mentir al Congreso sobre un proyecto de Trump Tower en Moscú, así como de cargos de evasión de impuestos y fraude bancario.

Con información de La Voz de América