El líder de la mayoría en el Senado de Estados Unidos, Mitch McConnell, presentó el jueves un extenso plan de rescate económico para realizar pagos directos por 1.200 dólares a los contribuyentes, dar 300.000 millones de dólares a las pequeñas empresas para mantener sus nóminas, y proveer 208.000 millones en préstamos a aerolíneas y otras industrias.

Se trata de la oferta inicial de los republicanos en el mayor paquete legislativo a la fecha para responder a la pandemia de coronavirus.

El plan del líder republicano se basa en la solicitud del presidente Donald Trump al Congreso para que “sea generoso” mientras los legisladores se apresuran a armar un paquete de estímulo y ayuda económica por 1 billón de dólares en medio de una crisis de salud y un cierre nacional que está enfilando al país hacia una posible recesión.

“Necesitamos tomar medidas prontas y agresivas lo más pronto posible”, dijo McConnell al anunciar su plan en el pleno del Senado.

La Ley CARES de 247 páginas de McConnell le pone la huella del líder a las primeras conversaciones con los demócratas en el Congreso mientras los legisladores se alistan a trabajar durante el fin de semana para acelerar la que posiblemente sea la mayor tarea legislativa desde la crisis financiera de 2008. Las negociaciones comienzan el viernes.

El plan de McConnell tiene el objetivo de apoyar a las familias, empresas y a la industria de salud, que se prepara para un incremento en el número de personas infectadas con el virus que provoca el COVID-19.

Los pagos únicos por 1.200 dólares — 2.400 para parejas — se eliminarían gradualmente en los umbrales de ingreso de 75.000 dólares para individuos y 150.000 por pareja. Además, se realizarían pagos de 500 dólares por cada hijo.

Individuos y familias también podrían realizar retiros libres de sanciones de hasta 100.000 dólares de sus fondos de retiro 401(k). El plan también relajaría las reglas fiscales para donaciones caritativas.

Además, la propuesta de McConnell otorgaría 300.000 millones de dólares a los pequeños negocios, con préstamos que eventualmente serían condonados para empleadores que utilicen los fondos para cubrir con sus gastos de nómina.

Para apoyar a la industria, el plan de McConnell otorgaría 208.000 millones de dólares en préstamos y garantías para sectores en problemas, incluyendo 50.000 millones a las aerolíneas comerciales, 8.000 millones a las aerolíneas de carga y 150.000 millones para otros comercios elegibles, pero dichos préstamos deberán ser pagados.

Con información de La Voz de América