Por Carlos González y Herberth Tax.

Quetzaltenango. Como parte de la gira «Y la historia Continúa» el cantante y compositor mexicano, Marco Antonio Solís Sosa, deleitó con sus más grandes exitos a miles de fans en el Estadio Mario Camposeco de la zona 3 altense. Su lema principal durante su presentación fue; «al amor se le canta todos los días».

El segundo tema que interpretó el azteca, fue «Se va Muriendo mi Alma», del álbum lanzado en 1999 «Trozos de Mi Vida». Olvidar ¿Cómo es posible olvidar…

Las canciones movidas no tardaron en llegar, provocando que los fans se pararán de sus lugares y corearan las canciones.

El intenso frío característico de la ciudad altense,  fue resaltado por el artista mexicano cuando mencionó que estaba feliz de estar en la «ciudad con más altura de Guatemala».


El show duró dos horas y media. Con músicos y bailarinas que acompañan a Solís tradicionalmente. 

Una interpretación ya clásica, que en su momento interpretó con José Manuel Zamacona de los Yonic’s, fue interpretada con su percusionista Víctor Aguilar. El tema que lleva por nombre «Pero Te vas a Arrepentir».

Dentro de los éxitos que los asistentes pudieron disfrutar están: «No la he Podido Olvidar», «El Milagrito»,  «La Venia Bendita», «Si no te Hubieras Ido», «Se va Muriendo mi Alma» y el infaltable éxito que fue coreado ideal para la época «Navidad Sin Ti». Entre muchos otros.

Como ínterin Raúl Raymundo y su Banda, también presentaron algunos éxitos de la música regional mexicana. Raymundo es originario de Huehuetenango, y recordó también su época estudiantil en Quetzaltenango.

GALERÍA 

El vistoso escenario en el que se presentó Marco Antonio Solís.

Tal como lo refirió Solís, los aplausos también se los llevaron los músicos y cuerpo de baile…

Más de Marco Antonio Solís…

Marco Antonio Solís en el momento de su ingreso al escenario.

El sentimiento al cantar, aspecto cautivante para sus fans…

El artista recordó su época con «Los Bukis», interpretando temas de las décadas de los 80´s y  90´s.

Pondré a prueba su memoria y garganta, decía Solís, mientras interpretaba sus éxitos.

Y para el cierre…