Por Erick Colop

Édgar Vail, de 17 años, murió cuando trabajaba extrayendo arena blanca en el sector dos de la aldea La Ciénaga, Cajolá, Quetzaltenango.

El joven ayudaba a su familia con los Q50 que ganaba por día y tenía cerca de seis meses de laborar en ese punto.

Vail quedó debajo de un paredón que se derrumbó cuando extraía la arena, y pese a los esfuerzos de vecinos y bomberos, fue imposible salvarle la vida.

Maximiliano Román, de Bomberos Municipales Departamentales, explicó que trabajaron por más de 45 minutos para rescatar a Vail.

El fallecido era el mayor de dos hermanos y ayudaba a su familia para darle estudio a su hermano menor.