Por Fredy de León |

El juez de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Sololá ligó a proceso penal a Ignacio Emilio Pospoy Ajcabul, de 20 años, lanchero responsable de la embarcación que naufragó en el lago de Atitlán, el año pasado.

El 14 de noviembre de 2018 una lancha tiburonera naufragó, a unos 5.5 kilómetros de Panajchel, causando la muerte de tres personas y la desaparición de cinco.

En su declaración, Pospoy Ajcabul dijo que las condiciones climáticas fueron la principal causa de la tragedia. Indicó que pidió ayuda y eso evitó que murieran más personas.

Familiares de las víctimas indicaron que la situación es difícil, porque la ausencia de sus seres queridos les ha afectado estos cuatro meses.

El juez detalló en su argumento que halló suficientes indicios para que se continúe y profundice la investigación por los delitos de homicidio culposo y omisión de auxilio en contra de Pospoy, quien era responsable de la embarcación al momento del naufragio.

En su disertación, el juzgador indicó que en este caso podrían haber otros responsables, entre ellos, instituciones y autoridades, quienes eran los encargados de mantener el control y patrullajes para que la navegación en el lago fuera segura.

El juez indicó también que debería existir un reglamento para la regulación de las embarcaciones, por ello, el Ministerio Público (MP) debe investigar.

Pospoy Ajcabul fue enviado a prisión preventiva, en la Granja Penal Modelo de Rehabilitación Cantel, Quetzaltenango, porque existe peligro de fuga. El MP tiene tres meses para fundamentar la acusación.