Nativos de Australia, los canguros, son unas de las especies que corren más riesgo. Sin embargo, más allá de los desastres naturales esta especie ha estado en peligro de extinción por muchos años.

A pocos kilómetros de la capital existe uno de los pocos conservatorios para canguros en Estados Unidos, la idea es que los asistentes interactúen con los mamíferos para conocerlos y así concientizar a los asistentes de la importancia de su preservación.

“No se realiza mucha investigación sobre estos animales. No hay muchos esfuerzos de conservación. Por lo tanto, es importante que las personas aprendan sobre eso para que puedan expresar sus opiniones y puedan mostrar su preocupación por la especie para que no sigamos perdiendo más especies”, explicó Cassidy Jagger, directora de la Asociación y Conservación de Canguros en Estados Unidos.

Todos los días Cassidy Jagger se encarga de cuidar a más de 27 animales que tiene en su conservatorio entre canguros, wallabies y joeys o bebés canguro. «Roos2U» además de ser el único centro especializado en marsupiales también lleva a cabo una tarea de educación sobre esta especie.

La idea es pasar un día cuidando de ellos, desde alimentarlos, tocarlos, y observar su comportamiento. Cassady y su equipo también participan en conferencias, eventos educativos y bibliotecas para acercar a la especie con los niños y adultos.

“Creemos que es una mejor manera para aprender sobre los marsupiales, ya que tienen la oportunidad de tocarlos y verlos de cerca, me gusta más allá de leer sobre ellos en un libro o en la computadora”. Indico Jagger a la Voz de América.

“Pueden alimentarlos. Aprenden sobre la anatomía, sobre la conservación, aprenden sobre la reproducción, todos los aspectos de la especie”.

Expertos señalan que el futuro de todas las especies de canguros está en riesgo debido a la pérdida de hábitat y la caza excesiva. Todos ellos se consideran vulnerables en este momento.

«Hay muchas especies que también están en peligro de extinción y preocupación de que no hay recuentos precisos para ellas».

La organización de Cassidy espera que, a través de su táctica educativa, niños y jóvenes aprendan sobre los marsupiales, señala que todos los días más allá de los incendios no existen iniciativas suficientes para salvar la especie.

Con información de Cristina Caicedo Smit / La Voz de América