Iglesias en Nicaragua enfrentan pandemia entre las medidas sanitarias y la fe

Jun 8, 2020 | Actualidad, Internacionales, Noticias, Portada | 0 Comentarios

Durante más de tres meses las iglesias católicas en Nicaragua han mantenido sus puertas cerradas y se limitaron a utilizar las redes sociales para transmitir los servicios religiosos como una medida de prevención ante la propagación del COVID- 19.

Las confesiones también han cambiado de modalidad, pues ahora únicamente se hacen vía telefónica, según explicó a la Voz de América monseñor Miguel Mántica, párroco de la iglesia San Francisco de Asís y vicario pastoral de la Arquidiócesis de Managua.

“Solo se dejaron a través de transmisiones vías Facebook y cada quien ha hecho lo que ha podido creativamente. Hemos recibido a la gente vía Skype, por ejemplo”.

Según el sacerdote han “evitado todo lo que ha sido aglomeraciones”.

“En eso hemos seguido la línea del Santo Papa, empezando por el arzobispo, que ha celebrado solito en la catedral con las iglesias completamente vacías”, agregó. En marzo, representantes de la Iglesia Católica en Managua criticaron la falta de información respecto a la pandemia de parte del gobierno de Nicaragua.

Otras denominaciones, como los protestantes evangélicos, han tomado medidas, pero optan por continuar con los servicios religiosos e incluso las honras fúnebres de personas que fallecen como casos sospechosos de COVID-19.

Esto a pesar de que el Ministerio de Salud prohibió los velatorios de personas que fallecen con síntomas de COVID-19 y estos son enterrados de forma inmediata tras sus decesos.

Así sucedió el viernes, cuando el pastor evangélico Ovidio Valladares, uno de los líderes religiosos más queridos y respetados en el país, perdió la vida y fue velado en medio de una aglomeración de personas.

Su esposa, la también pastora Aura María Argüello, dijo en palabras a la congregación que el líder religioso había cedido un respirador a otro paciente.

“Estando en el hospital grave, renunció a un respirador y dijo que mejor se lo dieran al compañero que estaba al lado, que lo necesitaba más que él. Eso es seguridad en Cristo. De aquí en adelante vamos a honrar más su memoria, vamos a ser más fieles a Dios y vamos a trabajar con más ahínco en su gloria”, dijo Argüello.

Sin embargo, las iglesias evangélicas en Nicaragua han sido foco de críticas en redes sociales por no acatar las medidas internacionales que buscan prevenir la propagación de COVID-19.

Una creyente que asistió al velatorio del pastor Ovidio Valladares llamó a acompañar la fe con las medidas de prevención.

“Debemos confiar en nuestro señor, pero también debemos protegernos porque verdaderamente esto es duro. No hay palabras estoy consternada”, afirmó.

Con información de Daliana Ocaña / La Voz de América

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *