Con información de Henry Popá / Foto ilustrativa

Quetzaltenango. América Latina continúa siendo una de las regiones con mayor desigualdad del mundo. A nivel geográfico, los datos establecen patrones y causas específicas de pobreza.

Por ejemplo, en Centroamérica, las repúblicas del Norte; Honduras, Guatemala, Nicaragua y El Salvador, se caracterizan por unos niveles muy elevados de pobreza. Por el contrario, Costa Rica y Panamá mantienen unas cifras contenidas.


Los primeros mantienen modelos económicos poco industrializados, además de índices de corrupción y violencia elevados, lo que dificulta el desarrollo de políticas para reducir esta situación.

También entre las grandes potencias latinoamericanas existen disparidades. Países como México mantienen elevados niveles de población empobrecida, al igual que Venezuela.

Colombia y Brasil se encuentran en niveles medios de la región, quienes más han conseguido reducir la pobreza son los países del Cono Sur; Argentina, Chile y Uruguay. Estos último son los que mayor dinamismo económico a nivel histórico han mostrado en la región.