El Grupo de Contacto Internacional (GCI) y el Grupo de Lima (GL), dos iniciativas políticas que buscan soluciones para la crisis que atraviesa Venezuela, se reúnen el lunes en Nueva York.

Está previsto que asistan los cancilleres de Canadá, Chile y Perú, por parte del Grupo de Lima, y la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini, así como los ministros de Relaciones Exteriores de Portugal y Uruguay, por parte del Grupo de Contacto.

Ambos grupos buscan favorecer una solución política, pacífica y democrática a la crisis venezolana.

El GCI está integrado por Francia, Alemania, Italia, los Países Bajos, Portugal, Suecia, España, Reino Unido, Costa Rica, Uruguay, Ecuador y Bolivia.

Mogherini había dicho previamente que el GCI pretendía intensificar la coordinación con el Grupo de Lima, con los países de la Comunidad del Caribe (Caricom), así como con países de todo el espectro político, incluyendo a EE.UU., Rusia, China, Cuba, México y el Vaticano, en capacidad de crear un clima favorable para buscar una solución democrática a la crisis venezolana.

La situación en Venezuela se deteriora cada vez más, con visibles secuelas en el orden humanitario debido al colapso de servicios como la salud pública, así como por la falta de alimentos y medicamentos en la nación.

La crisis en todos los órdenes se agudizó después que el presidente en disputa Nicolás Maduro asumió un segundo mandato el 10 de enero pasado, después de las elecciones de mayo de 2018 que fueron catalogadas de fraudulentas por sectores dentro de Venezuela y por países del mundo.

Luego, el 23 de enero, el líder opositor Juan Guaidó reaccionó asumiendo como presidente interino, y cuenta con el respaldo de más de 50 países del mundo, entre ellos Estados Unidos, países de la región y europeos.

Maduro es apoyado por el alto mando militar venezolano, y por países como Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía.

El Grupo de Lima existe desde el 2017 y está formado por representantes de los gobierno de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, que buscan salidas a la crisis venezolana.

Como parte de los esfuerzos internacionales, la pasada semana el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, se reunió en Montevideo con los representantes de la Unión Europea.

El mandatario dijo que Europa y Uruguay «trabajan en una salida pacífica, democrática y consensuada para Venezuela».

«La preocupación existe, pero existe también la esperanza que logremos avanzar», dijo.

La Unión Europea nombró la pasada semana al exsecretario general iberoamericano Enrique Iglesias como enviado para intentar poner fin a la crisis en Venezuela. Se espera que Iglesias sea quien intente avanzar en un encuentro en Venezuela entre las partes.

Con información La Voz de América

A %d blogueros les gusta esto: