Por Carlos González |

“Como salvajes”calificó el fiscal del Ministerio Público (MP), Víctor Hugo Alvarado, los golpes que Glendi Yaslin Cifuentes de León propinó a su hijo, de un año y cinco meses, que le ocasionaron la muerte.

El fiscal brindó estos detalles mientras explicaba al Tribunal Primero de Sentencia Penal de Quetzaltenango las conclusiones finales del debate, previo a la sentencia que podría ser hoy en contra de Cifuentes de León y de su conviviente, Luis Miguel Mérida Méndez.

En las conclusiones finales del debate, el MP solicitó que el Tribunal sentencie a los acusados a 50 años de cárcel. En el caso de Mérida Mendez, porque no hizo nada para defender al niño, a quien había reconocido como su hijo.

El crimen fue el 25 de agosto de 2017, a las 21 horas. Según las pesquisas y la necropsia, el niño tenía 20 golpes y murió a causa de estos, aunque la madre dijo en su declaración que había muerto porque se ahogó cuando cenaban alitas de pollo.