Por Shirlie Rodríguez |

El 29 de diciembre del año pasado cuatro integrantes de una familia quetzalteca murieron después de haber sido aplastados por un tráiler, en Salcajá.

En el proceso se indicó que el piloto del vehículo pesado perdió el control y provocó que el contenedor cayera sobre el carro donde iban cuatro integrantes de la familia Velásquez Matul.

Por este caso, el piloto del vehículo pesado, José Acevedo, enfrentó a la justicia sindicado de homicidio culposo.

A inicios de este año, la familia de las víctimas inició una negociación con la empresa dueña del contenedor y para la cual trabajaba Acevedo. El objetivo era recibir una reparación por los daños.

El acuerdo se concretó y tras entregar una cantidad de dinero no revelada, la familia desistió de continuar con la denuncia en contra de Acevedo, pero el Ministerio Público (MP) buscaba continuar con la acusación contra el piloto.

Se desarrolló una audiencia en este caso, donde el MP pidió la suspensión condicional de la persecusión penal.

El juez, Milton Estrada, del Juzgado de Primera Instancia Penal, aceptó la petición porque la familia desistió de seguir en el proceso. Se conoció en la resolución que Acevedo estará a prueba por tres años.

Para gozar de esta suspensión de la persecusión penal, el piloto debe mantener una residencia y número telefónico estable, además de recibir un curso de manejo por un año. El juez también recomendó tener precaución al volver a conducir y así evitar accidentes futuros como el que enlutó a la familia Velásquez Matul.