Por Oswaldo Cop |

Han pasado más de seis meses de la muerte de la joven migrante, Claudia Patricia Gómez González, de 20 años, originaria de San Juan Ostuncalco, Quetzaltenango.

La joven fue asesinada, en mayo reciente, por un agente de la Patrulla Fronteriza, en Laredo, Texas, Estados Unidos.

La familia pasará la primera Navidad sin Claudia. Lilian Gómez, madre de la víctima, comenta: «Yo aún pienso que esto es un sueño, el 22 de mayo, fue la última vez que que hable con ella”.

Cuando familiares esperan que se haga justicia por el crimen, hasta la fecha, parece que el caso quedó en el olvido de las autoridades de ambos países.

«Ella acostumbraba a ayudarme a cocinar durante Navidad y Año Nuevo. Ahora todo será diferente por que ya no está mi hija», finaliza la madre de la joven migrante.

A %d blogueros les gusta esto: