El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos incluyó al exvicepresidente venezolano Tareck El Aissami entre sus 10 prófugos más buscados.

“No intente aprehender a ninguno de estos sujetos”. Es la advertencia en la ficha publicada el miércoles del exvicepresidente venezolano buscado por el Servicio de Inmigración y Aduanas de EE.UU. (ICE, por sus siglas en inglés).

La ficha, publicada en la cuenta de Twitter de ICE, señala que El Aissami, quien actualmente es ministro de Industria y Producción Nacional de Venezuela, es buscado por narcotráfico. La agencia recuerda que fue señalado como “narcotraficante especialmente designado” bajo la ley conocida como Kingpin Act en febrero de 2017.

El gobierno estadounidense lo señala por facilitar envíos de narcóticos, «incluyendo control de aviones que salieron de una base aérea venezolana y rutas de drogas mediante los puertos en Venezuela».

El Aissami también fue Ministro de Interior y Justicia y gobernador del estado Aragua, en el centro-norte del país, y la ficha asegura que en sus funciones previas “supervisó o poseyó parcialmente envíos de narcóticos de más de 1.000 kilogramos desde Venezuela en múltiples ocasiones”.

El Aissami también fue acusado a comienzos de este año en una corte federal de Nueva York de violar las sanciones que le impuso el Departamento del Tesoro. Además está sancionado por Canadá y la Unión Europea.

En un video que difundió en Twitter, el ministro venezolano consideró que la medida de las autoridades estadounidenses es una “agresión infame” y una “canallada del imperialismo”, y dijo que ellos son “indetenibles” y “leales” al presidente Nicolás Maduro: «Somos los hijos de BOLÍVAR y de CHÁVEZ!! No podrán con nuestra fuerza MORAL!! LEALES siempre!! Nosotros VENCEREMOS!!

Junto a El Aissami, en la lista figura, Samark López, otro venezolano, al que se señala como “facilitador financiero”. López también fue sancionado en febrero de 2017 bajo la ley Kingpin.

En su ficha, se detalla que López brindó asistencia material y apoyo financiero para las actividades de tráfico de narcóticos o actuando en representación de El Aissami.

La agencia AP publicó una declaración de López, en la que aseguró ser inocente y calificó de “falsa” la acusación en su contra que formuló el Departamento del Tesoro.

“Samark López cree y confía en el sistema de justicia de Estados Unidos y agotará todos los recursos legales disponibles para limpiar su nombre y volver a desarrollar su actividad empresarial con total normalidad”, escribió.

Con información de La Voz de América