Con información de Henry Popá.

Quetzaltenango. Tres personas han fallecido por ataques armados en el interior de ventas de bebidas alcohólicas, en lo que va de 2019. Actualmente se contabilizan 800 negocios que no están autorizados.

Según el gobernador departamental de Quetzaltenango , Julio Quemé, hay cantinas disfrazadas de tiendas, cevicherias y restaurantes que han dado inconvenientes. La mayoría de inmuebles se han convertido en refugios de delincuentes, los ataques armados lo ratifican.

La «Multisectorial» de Quetzaltenango se reactivó, esperan que el Concejo Municipal avale protocolos para la clausura de esos lugares no autorizados que han proliferado sobre todo cerca de centros educativos.

A %d blogueros les gusta esto: