España no permitirá que su embajada en Caracas sea usada como un centro político por parte del político opositor Leopoldo López, dijo el viernes el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell.

López, un aliado del líder opositor y presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, se refugió esta semana en la legación diplomática española con su esposa y su hija pequeña, tras el fracaso de un intento de levantamiento militar contra el gobierno.

«España no va a permitir que su embajada se convierta en un centro de activismo político», afirmó Borrell en los márgenes de una conferencia que se celebra en la capital de Líbano, Beirut.

El Gobierno español dijo en la víspera que no tiene intención de entregar a López a las autoridades venezolanas.

Con información de La Voz de América