Este jueves, organizadores de la tradicional Carrera de San Silvestre, que se corre cada 31 de diciembre, indicaron que el desarrollo del evento está en duda.

Los organizadores se presentaron a la reunión del Concejo Municipal de Quetzaltenango, quien les indicó que deben pagar el 10 por ciento de lo que recauden.

La justificación del Concejo es que el pago será para pagar horas extra de los agentes de la Policía Municipal de Tránsito de Quetzaltenango (PMTQ) y limpieza.

Elsa Monterroso, organizadora e integrante de la Asociación de Atletismo de Quetzaltenango, indicó que lamenta la situación, pues parte de lo recaudado será para los atletas.

Monterroso añadió que de cumplir con el pago que requiere la comuna, podría quedar en duda el aporte que se haría a la familia del oficial segundo de Bomberos Voluntarios, Ciro Camey, quien murió en un incendio en una bodega donde almacenaban pirotecnia. La dirigente indicó que analizan desarrollar la carrera en otro municipio.

Con información de Martín Calderón