El juicio político al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, finaliza el miércoles con lo que se espera sea la absolución del mandatario por cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso.

Los miembros del Senado de Estados Unidos se reunirán para la votación en la tarde del miércoles. Se trata del acto final del Senado como jurado en el histórico proceso con el que los demócratas aspiran a destituir a Trump.

Para destituir a Trump de su cargo, dos tercios de los 100 senadores tendrían que votar para condenarlo. Pero el Partido Republicano de Trump tiene una mayoría de 53-47, y ningún republicano ha señalado públicamente que votará en contra del presidente.

Del mismo modo, ningún demócrata ha dicho que rompería con sus colegas del partido votando para absolver a Trump.

El presidente no mencionó el juicio político durante su discurso del Estado de la Unión el martes por la noche. Pero ha criticado el proceso como una «caza de brujas» y ha reiterado que no hizo nada malo.

Los artículos de juicio político acusan a Trump de abusar de su poder al buscar un compromiso de Ucrania para iniciar investigaciones sobre el exvicepresidente de Estados Unidos Joe Biden y su hijo, Hunter, mientras retuvo 391 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania.

El segundo cargo es sobre obstrucción a las investigaciones del Congreso acerca de sus relaciones con Ucrania, al ordenar a los miembros de su administración que no proporcionen documentos y testimonios a las comisiones de la Cámara.

«La administración, sus principales personalidades y los republicanos del Senado están ocultando la verdad», dijo el senador Chuck Schumer. «Los cargos son extremadamente serios. Interferir en una elección, chantajear a un país extranjero para interferir en nuestras elecciones, llega al núcleo mismo de lo que se trata nuestra democracia».

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, quien ayudó a planear un juicio abreviado que no permitió el testimonio o evidencia de nuevos testigos, dijo que los cargos de juicio político contra Trump ni siquiera «abordan un caso para la primera remoción presidencial en la historia de Estados Unidos».

Con información de La Voz de América