Con información de Shirlie Rodríguez.

Quetzaltenango. Edin Cottom Nimatuj fue sentenciado a 54 años de prisión inconmutables, por cometer tres delitos de violación en contra de una niña de 10 años, hecho cometido en San Mateo.

En el Tribunal de Femicidio, la jueza Patricia Rodríguez tuvo a cargo el proceso judicial y en la última audiencia se le dio la última intervención al sindicado para declarar. «Yo les pido que tengan consideración conmigo, yo no maté a la niña, además no recuerdo todo lo que pasó», mencionó Nimatuj previo a escuchar la sentencia.

El Ministerio Público (MP) lo acusó de llegar con la niña a una tienda en donde ella estaba de encargada y aprovechar que era vendedor de artículos de consumo para raptarla y luego violarla.

La jueza Rodríguez calificó como tortura los agravios sufridos por la niña de 10 años raptada en Totonicapán por el acusado. «La evidencia apoya lo relatado por la niña. Fue tratada de una forma inhumana y cruel. Efectivamente a lo que se le somete todo el tiempo constituyen tratos crueles y evidentemente tortura», dijo la jueza.

El sindicado atribuyó que estaba en estado de ebriedad y que no recordaba los hechos pero la juzgadora indicó que no era creíble ya que logró manejar más de tres horas y por lo tanto determinó que era responsable de los tres delitos de violación cometidos en circunstancias especiales de agravación. Le impuso 54 años de prisión.

Nimatuj ya había sido condenado en noviembre del 2017 por otro hecho similar en contra de una menor de 14 años, pero gozaba de medidas sustitutivas y el juez Werner Sac no ordenó su inmediato ingreso a la cárcel, durante ese tiempo cometió este otro hecho contra la niña.

La jueza pidió al Ministerio Público que se investigue otro delito posiblemente cometido por Nimatuj, ya que la víctima fue raptada desde su casa y trasladada a otro punto.