Por Henry Popá |

La relación entre el alcalde de Quetzaltenango, Juan Fernando López, y el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, parece que cada vez se agudiza más.

Este viernes, las autoridades municipales habían preparado un espacio y almuerzo para una reunión con el mandatario, pero este retornó a la capital luego de visitar la Escuela Francisco Velarde, zona 3 de Xela, inaugurar una planta de tratamiento en La Esperanza y acudir a una reunión para conocer los avances del Plan de Desarrollo, en Salcajá.

Giammattei, este viernes, dijo a los medios de comunicación que el alcalde —JF— se había comunicado, el miércoles reciente por la noche, para invitarlo a una reunión, pero que no concretó porque no le avisaron con tiempo.

La Municipalidad de Quetzaltenango, por medio del presupuesto de Alcaldía, compró 70 almuerzos con un valor aproximado de Q75 cada uno. Se instalaron mesas en el Salón de Honor de la comuna, pero al final solo participaron en la actividad empleados municipales.

El lunes, el mandatario inició su gira del programa “Gabinete de Puertas Abiertas” donde visitó varios municipios del departamento. Según dijo el presidente, el próximo gabinete será en Retalhuleu, en marzo.