Por Rubén Jocol |

Ante el incremento de accidentes de tránsito en carreteras de Guatemala, la mayoría protagonizados por buses extraurbanos y el caso más reciente en Escuintla, la Dirección General de Transportes (DGT) desarrolla operativos de prevención.

El accidente en Palín, Escuintla, que fue protagonizado por un bus de la ruta Esmeralda que iba a excesiva velocidad, dejó tres fallecidos.

El delegado de la DGT en Quetzaltenango, Jonny Vásquez, informó que es lamentable que los accidentes de tránsito continúen cobrando vidas humanas.

Vásquez informó que la DGT lo único que puede hacer es constatar que los buses cuenten con pólizas de seguridad vigentes, hacer el llamado a los pilotos a que no excedan los límites de velocidad, que los buses no vayan sobrecargados y que se les dé mantenimiento constante a las unidades.

La DGT, desde el 2016, desarrolla un registro de pilotosel cual se envía al Instituto Técnico de Capacitación para un curso de conducción asertivo.

«Los propietarios de buses deberían contratar pilotos que ya hayan aprobado este curso», refirió Vásquez.

El curso está regulado desde el 2012, según acuerdo gubernativo, pero en el 2016 ya se empezó a exigir por parte de la DGT.