El presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que dos prófugos exdirigentes de la desmovilizada guerrilla de las FARC son «bienvenidos a Venezuela».

Su comentario llega días después que Colombia denunció que estarían ocultos en la nación sudamericana. El canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, rechazó la declaración de Maduro que catalogó de «desafío a a comunidad democrática internacional».

Se trata de Seuxis Paucias Hernández, más conocido como Jesús Santrich, y de Luciano Marín Arango, alias Iván Márquez, ambos parte de la negociación de paz que tuvo lugar en Cuba entre el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para acabar un conflicto de más de medio siglo que ha dejado 260.000 muertos.

«Habían anunciado que venía Iván Márquez y Jesús Santrich, me quedé esperando. Iván Márquez y Jesús Santrich son bienvenidos a Venezuela y al Foro de Sao Paulo cuando quieran venir, son los dos líderes de paz», dijo Maduro en la clausura del evento de políticos y activistas de izquierda latinoamericana.

Maduro hizo el comentario en presencia del presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

«Y Timochenko y Catatumbo y las FARC son bienvenidos a Venezuela cuando quieran venir porque son líderes de paz, claro que sí, claro que son bienvenidos, me quedé esperando, me alegré cuando supe que venían», dijo Maduro.

En su cuenta de Twitter, el canciller colombiano rechazó la declaración del presidente en disputa de Venezuela.

Un encuentro entre Maduro y Díaz Canel fue divulgado en redes sociales.

Márquez y Santrich pasaron varios años en La Habana durante la negociación con el gobierno de Santos.

Pero Márquez desapareció desde mediados de 2018 sin posesionarse como congresista, mientras que Santrich se posesionó como legislador en junio de este año luego de recuperar la libertad en medio de un proceso en el que se le acusa de estar involucrado en un plan para enviar 10 toneladas de cocaína a Estados Unidos valoradas en 320 millones de dólares.

También Santrich desapareció a finales de junio e incumplió días después una citación en la Corte Suprema de Justicia para atender una indagatoria como parte del proceso, por lo que el tribunal ordenó su captura. El prófugo exnegociador de las FARC negó antes de desaparecer las acusaciones en su contra y dijo que se trataba de un «montaje».

Fuentes de seguridad y del Gobierno de Colombia han dicho que Márquez y Santrich se esconden en Venezuela, al igual que otros excomandantes de las FARC que se apartaron del acuerdo de paz, y algunos comandantes de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional.

La posible presencia de ambos exguerrilleros en Venezuela podría empeorar aún más las ya tensas relaciones con Colombia, cuyo actual gobierno que lidera Iván Duque, ha sido clave en visibilizar y tomar acciones de cara a la crisis en todos los órdenes que atraviesa el país.

A Colombia han ido a parar más de un millón de venezolanos que huyen de la nación por razones que van desde la falta de alimentos y medicinas hasta la represión contra los que se oponen a Maduro.

Con información de La Voz de América