Por Henry Popá |

Del 14 de marzo al 6 de abril reciente, tiempo en que ha estado vigente el Estado de Calamidad Pública en Guatemala por emergencia generada por el Covid-19, el Cementerio General de Quetzaltenango reporta casi medio centenar de inhumaciones, en algunos casos han tenido complicaciones por el certificado de defunción que emite el Registro Nacional de las Personas (Renap).

En la última quincena de marzo se registraron 35 inhumaciones y en los primeros días de abril se han contabilizado 12.

La mayoría de fallecidos son adultos mayores y se reporta el deceso de dos menores de edad. Las autoridades del cementerio informaron que ninguna muerte está relacionada con Covid-19.

En la mayoría de los casos, según las defunciones, los decesos son por paros cardiorrespiratorios, informó el administrador del camposanto, Obdulio Morales.  

Por disposiciones de la Municipalidad de Quetzaltenango se permite que solo diez personas ingresen y acompañen el sepelio, además pueden permanecer dentro del camposanto cerca de media hora.