Por Oswaldo Cop

La delegación de la Cruz Roja en Quetzaltenango presta varios servicios a niños migrantes y familias que acuden a la Casa Nuestras Raíces. Uno de los casos recientes que destaca es el alojamiento de familiares que reclaman a un niño que fue deportado y por falta de recursos financieros no tienen donde dormir.

Según autoridades de la delegación de Cruz Roja, en lo que va del año han sido albergados 87 familiares de niños que han sido deportados de Estados Unidos.

«Hay casos de personas que vienen del oriente del país a recoger a un familiar y si no tienen la capacidad económica para pagar por un alojamiento, nosotros les brindamos el apoyo», explicaron representantes de Cruz Roja.