Por Shirlie Rodríguez |

Jack, Bruno y Agatha son tres perros integrantes de la Fundación Huellas de Esperanza, organización que se dedica a desarrollar terapias.

La agrupación inició en el 2005 con la finalidad de apoyar con terapias, donde participan los perros, a personas con discapacidad, enfermedades físicas y adultos mayores.

Aldo Lucas, fundador de Huellas de Esperanza, menciona que este proyecto en la actualidad tiene seis perros, que son los que se trasladan a instituciones como Fundabiem y el Asilo de Ancianas Luisa de Marilac paran convivir con los pacientes y abuelitas.

El programa funciona a través de personas voluntarias, quienes tienen perros con carácter dósil, para convivir con otras personas y perros. También personas sin mascotas pueden participar en el voluntariado.

Son seis perros los que trabajan en las terapias, tres de ellos, son mestizos y mencionan que no existe una diferencia entre uno de raza, demuestran el cariño hacia los pacientes en base al entrenamiento que reciben.

Brendi López, lleva dos años como voluntaria y tiene tres perros que participan en estas actividade. Menciona que las terapias con niños es una experiencia gratificante, porque observan el progreso en ellos.

La fundación invita a la población a participar con sus perros o como voluntarios para apoyar estas terapias, porque por falta de personal no pueden llegar a diferentes lugares. Quienes deseen colaborar pueden comunicarse al 43787940 o escribir en la página web y de Facebook Huellas de Esperanza.