Con información de Shirlie Rodríguez.

Quetzaltenango. A diario, cientos de familias y comerciantes sufren de constantes amenazas realizadas por extorsionistas, quienes se comunican a través de llamadas con sus víctimas.

Según una investigación reciente de Prensa Libre, más del 40 por ciento de estas llamadas extorsivas salen de la Granja Penal de Cantel. Uno de los centros en donde están recluidos peligrosos delincuentes, quienes siguen cometiendo actos ilícitos desde prisión.

Se consultó a las autoridades de seguridad en el departamento y confirmaron esta información. El comisario departamental; Bender Fuentes, mencionó que están realizando operativos constantes para desarticular estos operativos.

Según Fuentes, la Granja Penal en Cantel es el lugar idóneo para que se cometan estos ilícitos y por lo tanto se realizan requisas en el lugar.

El gobernador departamental, Julio Cesar Quemé, lamenta la confirmación de estos datos y menciona que este tema ha sido discutido en las mesas de seguridad. Afirma que con el Sistema Penitenciario se tenía un proyecto para la compra de sistemas inhibidores de señal en el lugar pero ya no recibieron respuesta.

Quemé tiene como respuesta a estos delitos que se continúan cometiendo en prisión, un plan que incluye a un grupo de agentes policiales que realizarán recorridos perimetrales. Según el funcionario, con la presencia policial, los reos ya no realizarán las llamadas en los horarios en que se hagan los patrullajes.

¿Qué hace falta para reducir estos flagelos?

Según el jefe de la Comisaría 41, es importante y vital el reforzamiento tecnológico para que no sigan usando celulares en prisión, otro detalle es que exista compromiso de las autoridades del Sistema Penitenciario y que la población denuncie estos delitos.

Para el gobernador es importante identificar la corrupción que se da en la Granja y en el Sistema Penitenciario, ya que eso es lo que provoca que aún sigan ingresando celulares al penal.