Por Shirlie Rodríguez|

Erich Mijail Tuch Reyna deberá pasar los próximos 22 años en prisión, luego de ser hallado culpable de los dos delitos que le imputaba el Ministerio Público (MP).

La resolución emitida por el Tribunal de Femicidio de Quetzaltenango indica que Tuch Reina cometió femicidio en grado de tentativa y aborto sin consentimiento en grado de tentativa.

El MP comprobó, en base a las pruebas que presentó, que el sindicado mantenía una relación con la víctima, quien resultó embarazada.

Según la denuncia y las investigaciones, el sindicado llegó con la mujer y le dijo que necesitaba suplementos y vitaminas, y le entregó una sustancia que debía tomarse, luego Tuch salió del lugar.

Después de que la mujer tomó el supuesto medicamento, comenzó a sentir molestias y tuvo que ir al hospital para ser atendida. En ese momento fue cuando se le indicó que había consumido una sustancia abortiva. Luego de un tratamiento e intervención, ambos sobrevivieron.

El juez del Tribunal de Femicidio indicó que el sindicado tenía conocimiento del embarazo de la mujer y por esto se agrava el delito por la alevosía y premeditación, porque la víctima tenía ocho semanas de embarazo.

El Tribunal en pleno resolvió por unanimidad que el sindicado era el reponsable del hecho y por el delito de femicidio en grado de tentativa se le impuso la pena de 18 años y por el aborto sin consentimiento en grado de tentativa 4, haciendo una suma de 22 años. Mientras la sentencia queda firme, el condenado seguirá en libertad porque goza de medidas sustitutivas.