Por Shirlie Rodríguez |

Juan Antonio Gómez Alonzo fue condenado a 75 años en prisión inconmutables al ser hallado culpable de cometer el delito de violación. De acuerdo a la investigación, las víctimas fueron sus tres hijas menores de edad.

Gómez Alonzo era bombero de San Miguel Sigüilá, Quetzaltenango, y de acuerdo a las pesquisas, las violaciones las cometió cuando vivía con sus hijas y esposa. La investigación indica que aprovecha para cometer los abusos cuando su pareja salía.

El debate se desarrolló en el Tribunal de Femicidio de Quetzaltenango, donde el Ministerio Público (MP) dio a conocer los hechos y presentó las evidencias, las cuales respaldaron que Gómez era culpable.

Durante el debate se conoció que en uno de los casos, la hija mayor (ahora de 17 años) indicó que las violaciones iniciaron cuando tenía seis.

Ante las evidencias presentadas, entre ellas informes forenses, la jueza Patricia Rodríguez determinó que Gómez Alonzo es responsable y le impuso una pena en prisión de 75 años.

Las víctimas se separaron del caso, por ello, la Procuraduría General de la Nación (PGN) participó en el proceso como representante de la protección de la niñez y adolescencia.

Gómez Alonzo fue capturado el 11 de julio del 2017 y estaba recluido en el Preventivo para Varones de la zona 1 de Xela.

A %d blogueros les gusta esto: