Quetzaltenango. El 7 de marzo de 1935, hace 85 años, abría sus puertas en la ciudad de Quetzaltenango la Pensión Bonifaz. Un negocio familiar que comenzó con apenas dos habitaciones y cuyos ingresos sirvieron para el sostenimiento del hogar Bonifaz Lagrange.

El pequeño negocio funcionaba en la 9a. calle de la zona 1. El primer huésped que firmó el libro de registro fue Justo Comas, un empresario de la capital.

Tres años después, el hotel se trasladó a la 4a. avenida, en un inmueble propiedad de la municipalidad altense, que lo alquiló por Q. 25 mensuales.

En 1966 se quemó el Mercado Municipal en la zona 1, la comuna se vio obligada a agenciarse de fondos y puso en venta el inmueble donde estaba el hotel. De dos habitaciones crecieron a 75, todas con servicios completos, salones de recepción, piscina, restaurante y bar.

La administración menciona que el próximo paso será incluir un spa, para mayor comodidad de los huéspedes, un salón de belleza y algunos servicios extra, como cafeteras en cada cuarto.