Estados Unidos está enviando un grupo de ataque de portaaviones y un grupo de trabajo de bombarderos al Medio Oriente en respuesta a lo que el asesor de Seguridad Nacional John Bolton dijo que son «una serie de indicaciones y advertencias preocupantes y escalonadas» vinculadas a Irán.

En una declaración a última hora del domingo, Bolton dijo que se están haciendo movimientos para «enviar un mensaje claro e inequívoco al régimen iraní de que cualquier ataque a los intereses de Estados Unidos o de nuestros aliados se enfrentará con una fuerza implacable».

Agregó que Estados Unidos «no está buscando una guerra contra el régimen iraní, pero estamos completamente preparados para responder a cualquier ataque, ya sea por representantes, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica o las fuerzas regulares iraníes».

La administración Trump no dio detalles sobre ninguna amenaza en particular.

Además del portaaviones USS Abraham Lincoln, el grupo de ataque incluyó aviones de combate, helicópteros, destructores y más de 6,000 marineros cuando abandonó su puerto de Estados Unidos a principios de abril.

El secretario de Estado Mike Pompeo, hablando con los reporteros que viajaban con él a Europa, declinó comentar sobre lo que motivó la decisión de Estados Unidos, pero dijo que había estado bajo consideración durante un tiempo y que la administración tiene «buenas razones» para querer comunicarse claramente con Irán sobre cómo respondería a las acciones iraníes.

«Los iraníes entienden exactamente cuál es nuestro punto de vista sobre las amenazas que ellos representan para los intereses de EE.UU. en el mundo. No puedo decir nada más», expresó Mike Pompeo.

Los funcionarios iraníes no reaccionaron de inmediato ante el anuncio de Bolton.

Hace una semana, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, acusó a Bolton y otros, incluido el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, de «diseñar la confrontación».

Con información de La Voz de América