El exvicepesidente Joe Biden ganó el martes cuatro de los seis estados en disputa en las primarias del Partido Demócrata para la presidencia de Estados Unidos, dejando a su adversario, el senador de Vermont Bernie Sanders, luchando por los otros dos.

En su tercera campaña por la presidencia en un periodo de tres décadas, Biden aumentó su ventaja para lograr la nominación demócrata con victorias en Michigan, Missouri, Mississippi e Idaho.

Las victorias dificultan más a Sanders, quien se describe como un socialista democrático, en su intención de poder superar a Biden para enfrentar al presidente Donald Trump en las elecciones de noviembre.

Después del inicio lento en las votaciones del mes pasado, Biden dijo a los reporteros el martes en Filadelfia que considera que su campaña “está despuntando” y que los demócratas cerrarán filas para recuperar la Casa Blanca y unir a la nación.

“Quiero agradecer a Bernie Sanders y sus simpatizantes por su energía sin límites y su compasión”, dijo Biden. “Compartimos una meta común y juntos derrotaremos a Donald Trump”.

Tanto Biden como Sanders tenían programado actos el martes por la noche en Cleveland, Ohio, pero cancelaron los eventos debido al brote de coronavirus.

Esas cancelaciones pudieran presagiar un cambio drástico en las prácticas de campaña, con ambos candidatos demócratas y Trump bajo presión para limitar el uso de concentraciones masivas para motivar a sus simpatizantes.

Sanders no hizo apariciones públicas el martes por la noche.

Los dos candidatos tienen programado debatir el domingo antes de las elecciones primarias del 17 de marzo en Ohio, Florida, Illinois y Arizona. El Comité Nacional Demócrata anunció que no habrá público en ese debate.

Las autoridades electorales todavía contaban votos en los otros dos estados de la primaria del martes, Dakota del Norte y Washington.

Sanders y sus estrategas buscaban mejores resultados en esos estados para mitigar sus derrotas anteriores.

Con información de Ken Bredemeier y Chris Hannas / La Voz de América