Un argentino de 64 años es el primer muerto por el coronavirus COVID-19 en América Latina.

Guillermo Abel Gómez, quien estaba internado en un hospital de Buenos Aires, presentaba un cuadro de salud que se agrabó y falleció el sábado por la noche. Las autoridades de salud aclararon que es un caso importado y no autóctono.

Gómez, que había regresado de un viaje a París y se encontraba internado en el Hospital Argerich de Buenos Aires, es el primer muerto por coronavirus confirmó el Ministerio de Salud de la nación.

El subsecretario de Planificación Sanitaria, Dr. Daniel Ferrantes, detalló las características del caso.

«El paciente de 64 años, con enfermedades de base, diabetes, hipertensión, insuficiencia renal e enfermedad pulmonar crónica viajó por Europa y volvió a la Argentina el 25 de febrero. El 4 de marzo, a última hora, concurrió al Hospital con mucha fiebre, con tos y muchísima dificultad respiratoria, fue derivado a la Terapia Intensiva y luego se confirmó la infección por el virus del coronavirus».

Hay 12 casos registrados en el país, en las provincias de Buenos Aires y Córdoba, y en la Capital Federal. Los argentinos se contagiaron en Italia, Francia y en Estados Unidos, es decir en países donde no se originó el virus, pero donde se desarrollan los brotes.

El director de Hospitales, Dr. Sergio Auger, señaló que todo el sistema sanitario está preparado para la emergencia.

«A veces la comunidad se pone más intranquila (…) no hay que ponerse intranquilos. Los hospitales tienen todas las normas de bioseguridad y se están cumpliendo. La comunidad sabe cómo trabaja el Argerich y todos los hospitales de Buenos Aires, y pueden consultar sin ningún temor porque van a ser atendidos sin ningún inconveniente».

Con información de Juan Ignacio González Prieto / La Voz de América