Por Shirlie Rodríguez |

Tres hombres, entre pilotos y ayudantes de bus, tenían una riña en cercanías de Gobernación Departamental de Quetzaltenango, zona 1, y en ese momento pasaba el gobernador, Julio Quemé Macario, quien trató de intervenir, pero lo empujaron e intentaron agredir.

«Los hombres empezaron a decir amenazas en mi contra y me intimidaron, iniciaron a decir que no sabía con quienes me metía y minutos después intervinieron agentes de la Policía Municipal», mencionó Quemé Macario.

El funcionario interpuso la denuncia en la estación policial en el Centro Regional de Justicia, zona 6 de Xela.

Quemé dijo que denunció para dejar un precedente, además que buscará darle seguimiento para que se mejore la atención en buses en Xela.