Después de un año y medio desde el operativo para la captura de un grupo de 35 personas señaladas de ser extorsionistas, se ha llegado a la etapa final del debate en donde los jueces en pleno dieron la oportunidad a los sindicados para una última intervención.

Ya se dieron las conclusiones y el Ministerio Público (MP) solicitó que los acusados fueran condenados por los diferentes delitos que les sindican.

En esta audiencia el pleno de jueces escuchó las últimas intervenciones de los 35 acusados, algunos prefirieron no decir nada, pero otras de las acusadas indicaron que ellas fueron víctimas de los hechos.

Mencionaron que por visitar a sus esposos a la cárcel se vieron involucradas en el caso, también otras de las acusadas mencionaron que hicieron favores a algunas personas y en su número de cuenta bancaria depositaron dinero que era producto de las extorsiones, por lo tanto solicitaron ayuda de los jueces para no ser condenadas.

Dentro de los acusados están vinculadas personas que han sido procesadas por otros hechos de extorsión, por ejemplo el caso de Sara Elizabeth Gutiérrez Bonito, condenada a ocho años además de Donald Enrique Castro Coronado.

Esperarán a la audiencia de etapa resolutiva en donde los jueces del Tribunal de Mayor Riesgo den a conocer su resolución.

El ente investigador refirió que los acusados forman parte de una estructura criminal dedicada a las extorsiones y que durante el tiempo en que operaron en el Occidente del país, acumularon al menos medio millón de quetzales, que exigían principalmente a empresarios del transporte colectivo.

Fueron capturados en un operativo de la PNC a escala nacional.