Por Shirlie Rodríguez |

Esta semana se cumple un año de la detención del exfutbolista, Emerson Marroquín, quien es el principal sospechoso de la muerte de la joven poeta y arquitecta en formación, Gabriela Barrios.

El 6 de noviembre del 2017, Marroquín fue detenido en Texas, Estados Unidos, porque tenía una orden de extradición pendiente pues fue declarado prófugo de la justicia guatemalteca por femicidio y femicidio en grado de tentativa.

En la actualidad, el sindicado permanece en prisión preventiva y el Juzgado de Femicidio de Quetzaltenango ha resuelto enviarlo a juicio por este caso, pero aún está pendiente que se resuelva un amparo interpuesto por la defensa de Marroquín.

La madre de Gaby Barrios logró escapar el día del ataque y brindó su declaración en anticipo de prueba y es uno de los principales medios que tiene el Ministerio Público (MP) en la acusación.

Los hechos

En febrero del 2017, Barrios y su madre llegaron a inspeccionar una vivienda que alquilaba Marroquín, en Cantel, Quetzaltenango. Cuando estaban dentro de la casa, el acusado golpeó a Barrios y a su madre. En ese momento utilizó un arma blanca para propiciar golpes a las mujeres, según la fiscalía, Gaby tenía más de 50 heridas en la cara, abdomen, senos y piernas.

El cadáver de Barrios fue ubicado en el río Samalá y rescatado por Bomberos Voluntarios de Cantel.

La madre de la joven logró escapar al fingir que estaba muerta, se arrastró hasta la orilla del río y fue ahí donde pidió ayuda. Ella fue traslada al Hospital Regional de Occidente (HRO) en donde denunció los hechos.