La mujer tenía 13 años cuando fue secuestrada en Bolivia para ser obligada a prostituirse. Según las autoridades encargadas de la investigación, en 1987, la mujer llegó con su hermana a Bolivia invitadas por su cuñado de la época, un ciudadano boliviano, de unos 50 años, quien les habló de la posibilidad de conseguir trabajo en el país vecino.

Tres meses después de instalarse, su hermana regresó a Argentina y a ella la obligaron a trabajar en un prostíbulo.

La Gendarmería Nacional de Argentina y la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (FELCC) de la Policía Nacional de Bolivia rescataron a la mujer, de 45 años, en la ciudad de Bermejo en donde estaba encerrada en un garaje. Junto a ella estaba su hijo, un menor de 9 años.

Desde la desaparición su familia no paró de buscarla y 32 años después pudo reencontrarse con los suyos en Mar del Plata.

Unos 25 millones de personas en el mundo se encuentran sometidas a una forma de esclavitud moderna, es decir una situación de trabajo forzado, según el informe conjunto de la Organización Mundial del Trabajo (OIT), la Organización Mundial para las Migraciones (OIM) y la Fundación de defensa de derechos humanos Walk Free Foundation, publicado en 2017.

Con información de Radio Francia Internacional

A %d blogueros les gusta esto: